Desde el estadio de Hamburgo y rodeado de hinchas germanos, José Luna narra su experiencia del partido donde México le ganó a Alemania.

Enlarge

img_4438-1
Partido Alemania-México visto desde Hamburgo (Rusia 2018 17/06)

Seis meses en Hamburgo y una escasa integración a la cultura alemana, debida a mi limitado conocimiento del idioma eran mis pretextos para asistir a un lugar público y comprender un poco más la cultura de los alemanes a través del futbol. Eso, y que no podía perderme el partido Alemania vs México.

Al primer minuto Hirving Lozano se deslizó por la banda izquierda; dentro del área hizo un recorte hacia la derecha eliminando al primer defensa, disparó hacia la portería, pero salió al rescate la pierna de Boateng. Al mismo tiempo, un lamento generalizado se escuchaba entre los aficionados. Instantes seguidos un ataque de Timo Werner al arquero de la selección mexicana generaba aplausos de los espectadores. En menos de diez minutos y con llegadas por ambos equipos el partido prometía acción.

Yo no sé mucho de Alemania ni de Fußball, pero sentía la tensión que provoca una buena película de suspense. Y el partido demostraba un conflicto en la narrativa deportiva. El Bürgermeister de Hamburgo —digamos, el Jefe de Gobierno— había pronosticado un resultado de dos a uno instantes previos al partido. Igual que en el Mundial de Francia en 1998. Con la victoria del mundial anterior en Brasil 2014 y varias muestras de partidos previos malos por parte del conjunto azteca, todos esperaban una victoria indiscutible por parte de los germanos.

Enlarge

img_4469-1
Partido Alemania-México visto desde Hamburgo (Rusia 2018 17/06)

El juego avanzaba y una tromba caía en el Heiligengeistfeld de Sankt Pauli, un espacio público que tiene como referente el Millerntor-Stadion que alberga al equipo de soccer, FC St Pauli, y a un lado una de las tres torres (Bunker) construidas en la segunda guerra mundial en Hamburgo para defender el ataque al puerto. Así, con todo y lluvia, los espectadores permanecían inmóviles ante la enorme pantalla. Era imposible perder detalle.

Llegó el minuto 35. Otra vez Hirving Lozano realizaba la misma jugada del principio, parecía una repetición: la diferencia es que el balón rebotó dentro de la portería. La gente enmudeció y los comentaristas hicieron un breve dialogo sin mucho frenesí. El único sonido fue el de la multitud del estadio. Había pensado que escucharía varías veces: Tor!, — ¡gol! — en alemán. Sin embargo, solo veía rostros llenos de desencanto en busca de un abrazo de consuelo. Los asistentes habían demostrado poco entusiasmo durante el juego, yo acostumbrado al desmadre de los mexicanos, los alemanes me parecían parcos y un tanto inexpresivos. Quizá, estaba en lugar equivocado. En esta ciudad todos hablan de fuβball porque sus principales equipos son el Hamburgo SV y FC St Pauli. Pero supongo que los hinchas que apoyan este deporte están en otro sitio más hermético. O entrenando box para su próximo enfrentamiento como el sucedido hace dos meses cerca de este zona; enfrentamiento entre hooligans de FC Schalke 04 beim Hamburger SV dentro de la Bundesliga.

Enlarge

img_4508-min-1
Partido Alemania-México visto desde Hamburgo (Rusia 2018 17/06)

En el segundo tiempo el equipo de Joachim Löw mostró una mayor ofensiva, misma .que dio esperanza para los visitantes. Se sentía un mayor entusiasmo en cada ataque. Un chico se chupaba los dedos por la mayonesa que escurría de su salchicha. Tarros de cerveza iban y venían. Los chicos de enfrente se abrazaban con solidaridad y hermandad recordando que el futbol nos une. Yo los veía tan inofensivos… Eso me hacía dudar sobre mi percepción hacía ellos cuando el animador del partido dijo: “Alle den rechten Arm heben” (todos levanten su brazo derecho) y ellos hicieron un saludo de reminiscencias nazis. Pues, si mi apreciación fue “correcta”, supuse que podría tener un inconveniente por mi tono de piel. Mientas las banderas ondeaban, el comentarista recordaba el escándalo de la selección mexicana con las treinta prostitutas. Y señalaba el problema familiar de Héctor Herrera.

Se acercaba el final del partido. Recordé haber oído decir al animador, al principio: “Willkommen zur ersten Niederlage Mexikos”, (Bienvenidos a la primera derrota de México). El partido llegaba a su final con el marcador de México 1, Alemania 0. Una pequeña parte de mí deseaba una victoria. Y al mismo tiempo me cuestionaba: ¿Qué paso con Alemania? ¿Fallaron sus escuelas de futbol? ¿No fueron suficiente sus hermosas cachas públicas? ¿O la estrategia de las prostitutas habría funcionado?

No sé muchas cosas de futbol ni de Alemania. Solo vine a entender un poco más de su cultura. Porque en México ya conozco el rostro de la derrota, pero ahora, también conozco el rostro de la derrota de los alemanes. Y no sé por qué, pero se ven distintos.

Enlarge

img_4503-min-1
Partido Alemania-México visto desde Hamburgo (Rusia 2018 17/06)

One thought on “Alemania vs México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *